Tercera parte terminología sobre el estrés y las reacciones emocionales

Miedo

El miedo es un estado emocional de inseguridad y aprensión originado por la espera de algún peligro, pérdida o mal.

Esta emoción (conocida también como terror, cuando su intensidad es muy elevada) es tan poderosa que habitualmente ocupa toda la atención, dejando muy pocas reservas a la persona afectada para enfrentar cualquier otra cosa.

El objeto del miedo no siempre es visible (por ejemplo, se puede tener miedo a perder el juicio), y también puede estar relacionado con el entorno: miedo a quedarse solo, miedo por la vida de los seres queridos, miedo a que el evento se repita o a que nunca se pueda superar.

El miedo puede dejar una impronta tan fuerte en una persona que la cambie profundamente. El miedo crónico puede conducir al pánico y al colapso emocional.

Pérdida

Es la privación de algo o alguien querido. Puede ser una vivienda, un empleo, la salud o un familiar o amigo.

La respuesta emotiva es también el duelo. Origina aflicción, pena, y deja a las personas con una sensación de vacío interno, como si les faltara algo de sí mismas. Es común que dichas personas piensen casi exclusivamente en lo que sienten que han perdido y que deseen recuperarlo.

Pesar

Es un sentimiento doloroso que surge de reflexionar sobre una decisión o comportamiento pasado no deseable. Las personas con frecuencia sienten algún tipo de pesar después de un desastre, debido a que consideran que podrían haber actuado de distinta manera, aun cuando no hubieran tenido manera de saberlo en ese momento. Esto puede verse como una forma de deseo de haber tenido mayor poder frente a circunstancias abrumadoras.

Reproche

El reproche es la atribución que se hace a alguna persona de las consecuencias de un hecho perjudicial. Se reprocha a las personas el no haber impedido o previsto el evento —el accidente, el desastre, la enfermedad…—, o no haber ayudado suficientemente a los demás. Se produce cuando se considera a las personas, al menos parcialmente, responsables de que sucedan cosas negativas.

Las personas temen estas acusaciones, porque las rebajan a los ojos de los otros, lo que es muy doloroso y puede tener consecuencias graves, incluida la muerte. En la mayoría de los casos, sentir que uno mismo u otras personas son responsables supone haber tenido algún poder, o la oportunidad de haber ac- tuado en forma diferente, y que el resultado de esos actos fuera previsible.

Temor

El temor es algo similar al miedo, aunque con connotaciones más focalizadas. Los incidentes críticos pueden suscitar temor en las personas, cuando tienen por delante un futuro que incluye eventos desagradables, como entierros, el traslado desde sus comunidades a otro lugar, tener que reconstruir sus vidas.

Las personas con VIH/sida u otras enfermedades graves pueden sentir temor a medicamentos que provocan náuseas, a tratamientos médicos futuros, al deterioro de su salud, a morir y dejar detrás de sí a otros (por ejemplo, a niños).

 

Tristeza o pena

Son sentimientos que tienen similitudes con el pesar y la aflicción y muestran a una persona que hace el duelo frente a una pérdida. Es fácil reconocer la tristeza, porque la persona carece de energía y físicamente tiene el rostro hundido y la postura agobiada.

Vergüenza

A diferencia de la culpa, la vergüenza no se centra en una situación injusta o en un perjuicio, sino que es el sentimiento de una persona que se juzga totalmente inepta o que ha hecho un acto indigno. A una persona que se siente así le resultará muy difícil hablar del asunto, porque considera que no merece ser atendida o comprendida por los demás.

En ocasiones, las personas se avergüenzan por su comportamiento en un evento, aun cuando sus sentimientos puedan ser infundados. En este caso, la vergüenza expresa un sentimiento personal de falta de adecuación.

Vulnerabilidad

La vulnerabilidad es el estado en que las personas son más propensas a ser heridas física o emocionalmente. Cuando las personas sufren un daño físico o psicológico se sienten frágiles o inseguras. Esto significa que fácilmente malinterpretan a quienes les rodean y suelen sentirse incomprendidas y traicionadas. Pueden tener poca paciencia e irritarse fácilmente.

En situación de vulnerabilidad, las personas pueden ser fácilmente influenciables. Además, pueden querer tomar decisiones drásticas que deberían ser aplazadas.

 

Un comentario en “Tercera parte terminología sobre el estrés y las reacciones emocionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: