Técnicas de autoayuda

Se han identificado numerosas técnicas de autoayuda. Algunas de las acciones que pueden resultar positivas son las siguientes:

  • Recordar que las reacciones surgidas ante un evento crítico son normales e inevitables; hay que concienciarse de ello.
  • Es útil expresar los sentimientos, incluso los aterradores y extraños.
  • Tomar conciencia de las propias tensiones y tratar de relajarse. Respirar de manera más profunda y lenta, y relajar, “dejar sueltos”, los músculos que se sientan rígidos; suelen quedarse agarrotados los del cuello.
  • Hablar con alguien con quien te sientas cómodo; describe lo que pensaste o sentiste durante el evento crítico. Cuando se habla con alguien, se elaboran las experiencias desagradables.
  • Tratar de dibujar, pintar, escribir, tocar un instrumento o hacer ejercicio; buscar una salida saludable. En ocasiones, es más fácil expresar los sentimientos haciendo alguna actividad que hablando.
  • Escuchar lo que las personas cercanas dicen y piensan sobre el evento. También les ha afectado a ellas y compartir impresiones será beneficioso.
  • Cuidar especialmente de uno mismo. Tratar de seguir comiendo bien y limitando el consumo de sustancias nocivas para la salud (alcohol y tabaco, por ejemplo). El ejercicio físico es beneficioso porque alivia las tensiones.
  • Continuar trabajando en tareas de rutina si resulta difícil concentrarse en obligaciones más exigentes. 
  • En caso de no poder dormir o de sentirte ansioso, comentarlo con alguien en quien se pueda confiar.
  • No automedicarse; consultar siempre al médico.
  • Evitar exigirse demasiado. Lleva tiempo evaluar cómo se verán las cosas después de que ha ocurrido un evento angustioso.
  • Evitar abrigar expectativas exageradas o perfeccionistas, ya sea con respecto a uno mismo o respecto a otras personas. Esto sólo puede conducir a decepciones y conflictos.
  • Si después de unas semanas te siguen inquietando las reacciones o sentimientos, buscar asesoramiento profesional especializado.

El hecho de solicitar ayuda o adoptar medidas que minimicen nuestra vulnerabilidad no es síntoma de debilidad, sino de inteligencia y cordura, simplemente.

Las reacciones emocionales ante eventos angustiosos son normales y previsibles, tanto en las personas afectadas como en quienes les prestan ayuda. La mayoría de las reacciones son de corta duración y no tienen consecuencias duraderas. Tanto los cuidados físicos como el apoyo psicológico son importantes para recuperarse con éxito.

Un comentario en “Técnicas de autoayuda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: